Páginas vistas en total

sábado, 24 de octubre de 2015

UNA MIRADITA


Uno empieza a amar sin querer, con un abrir y cerrar de ojos, con encender la luz y luego apagarla para brillar de amor en la obscuridad. El amor llega y se aloja en los riñones, en el hígado, debajo de la lengua y en alguna recámara en los labios. El amor te golpea de una manera suave y tierna. Te debilita las piernas, te hipnotiza y no conoces otro color que no sea el azul o el amarillo. Nadie escapa al amor, aunque muchos le tienen terror todos desean ese calor al amanecer, ese fuego que es mágico entre cinco y seis de la mañana. No te resistas a las flores de la vida, todo  esfuerzo será inútil y usado en tu contra. Mejor abre los brazos, cierra los ojos y besa de frente y de lengua al amor, ese amor que lleva un nombre que nadie como uno conoce. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

3 comentarios: