Páginas vistas en total

miércoles, 28 de diciembre de 2016

VERDAD



No te amo mucho, 
ni tampoco poquito, 
pero te quiero y querer cuenta. 
No me muero por ti, ni vivo por ti, 
pero me gusta estar contigo, 
ser parte de tus horas. 

No te voy a jurar amor eterno 
porque es ridículo, 
es bastante absurdo e infantil, 
además la eternidad no existe, 
lo que existe somos tú y yo, 
viviendo y muriendo paralelamente. 

No te voy a prometer 
flores todos los días, 
ni regalos, ni viajes caros, 
lo que te puedo prometer 
es mi verdad, 
te puedo prometer 
no mentirte y serte fiel. 

No seamos esclavos de nosotros mismos, 
no le pongamos llave a nuestras emociones 
y sentimientos, no sirve, 
no vale la pena enjaular nuestro amor, 
si eres para mí vas a ser para mí y si no, 
ya estaría de Dios. 

No quiero que mal interpretes, 
si estoy contigo es porque realmente 
me gusta estar contigo, 
me gustan tu amor y tus besos 
y tu aroma y tu lengua 
cuando con saliva pintas tus caricias 
en el lienzo de mi piel. 

Pero por favor, 
no intentes prohibirme crecer
ser yo, porque me harás volar 
y no quiero volar. 
Entiende, que mi presente, 
contigo quiere estar. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

¿DIGO NO?




Te veo y me das lastima, no puedo evitar sentir pena por ti, por lo tonta y nefasta que eres. Tus ojos te delatan en todo momento y aunque finges no mirarme, me miras, con esa arrogancia llena de inseguridad. Muchas veces he sentido tantas ganas de decirte que te vayas a la mierda, que ojalá te mueras pronto, que eres una hija de la chingada y del chingado, que tus besos eran amargos, que tu olor era fétido y que roncas como nadie por las noches, pero no me atrevo, un caballero nunca debe de insultar a una mujer, por más canina (perra) o cortesana (puta) que sea, nunca se les tiene que faltar el respeto a las muy culeras... ¿digo no?

Modesto Ivan Zepeda Jr.

"AÑO NUEVO"


Es domingo, un domingo que ya pronto será lunes y ese valeroso lunes en 24 horas será un sublime martes. Falta poco menos de una semana para recibir el año nuevo, un año que en realidad nunca es nuevo, son tan sólo los mismos 12 meses, bañaditos y muy bien peinaditos. No espero nada, no tengo pretextos ni excusas para no hacer nada diferente cualquier otro día. Desde pequeño aprendí a mejorar con cada amanecer, porque es ahí, cuando despertamos, que comienza la oportunidad y la esperanza de mejorar, de ser diferentes. Podrán llegar diez años mas, pero si no se tiene la actitud, si esperas a que primero te besen para besar, estas bien pinche jodido y mejor no empieces a escribir tu falsa lista de "resoluciones" porque nada en ti cambiaras. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

domingo, 25 de diciembre de 2016

SIN OBSCURIDAD


Tú eres el mar que encontre al final del desierto de mi soledad.
Tus ojos limpios de maldad fueron las dos puertas que me abrieron la dicha de saberte. 
Todo de ti y en ti, era real, no había mentira, ni pasado en tu sonrisa y el sol iluminaba tu sombra dejándote sin obscuridad. 
Tu casa estaba limpia, esperándome, no había rincones para nada que no sirviera ni espacios de sobra.
La gran mayoría ocupa ver para creer, contigo fue creer para ver. 
Solamente hubo un pequeño detalle, el que venia cargado de mugre y gordo de pasados y miedos, fui yo. Yo ensucie tus manos y tus ojos con llanto y dolor, pisotee tu tierra firme y no te cuide, te deje secar.
Ahora estoy muy solo y perdido, no sé cómo llegar de regreso por ese desolado desierto por el que llegue, por más que quiero no encuentro el camino y es que la verdad es que no me quiero ir, lo que quiero es limpiar todo el desorden que ocasione y poder ser feliz contigo. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

sábado, 24 de diciembre de 2016

NAVIDAD...


Dicen que es Navidad, que es un día para celebrar no sé cuantas cosas, que hay que regalar y convivir. 
A los lejos se escucha algarabía, la gente celebra a su modo, 
entre tamales, birria y pozole, 
esperan ansiosos a que el reloj marque las doce. 
A mí me da igual diciembre que septiembre, 
estas letras que escribo son mi regalo navideño y mi cena, 
no tengo ganas de nada más. 
Alguna vez igual celebre, abrí muchos regalos y también cene, 
ya de eso nada queda, todo ha cambiado. 
Ahora lo unico que quiero es paz y tranquilidad, 
y que si tengo que reunirme con mis seres amados quiero que sea muchas veces durante todo el año, no solamente en Navidad.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

viernes, 23 de diciembre de 2016

A LA CHINGADA LO QUE ESTORBE


Algunas veces, bueno, muchísimas veces idealizo más de la cuenta mis vivencias, mis amores, mis amigos y hasta el culero y descorazonado de mi padre. Me pierdo en un alucín de nubes que contienen todas las cosas que anhelo que me pasen o que deseo que fueran. 
Las canicas que me quedan son muy pocas, son mis tiritos, las de la buena suerte, por poquito el último de mis amigos casi se las lleva todas el muy perro, el muy mi "amigo", el muy traicionero. Algunos de mis amigos debieron haberse llamado Judas los muy ojetes. 
He caído de rodillas ante varios ombligos femeninos y suplicado por un pedazo de amor, por un mendrugo de cariño y en su mayoría me lo han negado, nunca califico, no reúno el crédito suficiente para la hipoteca de la felicidad, el resto de las veces yo la he cagado. Esta noche no voy a llorar, es preferible reír, gozar ante la dicha que me aguarda, ante el amor que vomitara en mí todo su universo de cosas bien perras. 
Mientras tanto, a la chingada lo que me estorbe. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

jueves, 22 de diciembre de 2016

EN DOMINGO VIENES



Vienes en domingo y te vas todos los martes 
sin previo aviso 
y te desvistes en la mesa 
y te sirves para mí, 
y te vistes en la puerta 
y te marchas así no mas. 
No me gusta cuando te vas, 
me dejas sin luz y odio la obscuridad. 
He pensado muchas veces 
en cortarte las piernas 
para que no te vayas nunca de mi lado, 
pero no, 
te verías horrible 
y a mí me encantan tus piernas, 
sobre todo cuando con ellas 
me atas al placer de tus orgasmos. 
Tu arrogancia me encanija 
y tu sinceridad esta llena 
de una mujer muy hija de la fregada, 
pero yo te amo y ya me jodí 
y no puedo hacer nada que joderme 
y amarte. 
Espero que pronto no te vayas más, 
que ya no llegues los domingos 
y te vayas los martes, 
mejor llega los martes 
y si quieres te largas los domingos,
porque los domingos siempre
me dan hueva. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

martes, 20 de diciembre de 2016

"ME VOY"


Ella me dice "me voy" 
y la luna se queda sin luz.
Su adiós flota en mi garganta 
y sus buenas noches sepultan mi alegría. 

Ella me dice "me voy" y miente, 
porque nunca se va. 
Se queda clavadita en mi cabeza
e innundando mi alma de tristeza. 

Ella me dice "me voy"
y sin más se va...
al menos eso cree. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

SIN RENCORES



La vida da muchas vueltas y entre esas vueltas nos pone a todos en nuestro lugar, justamente donde cada uno merece estar. 

No existe plazo que no se cumpla y hoy, entre tanto revolu,  por azares del destino y sin imaginarlo te miré. Estabas más delgada, guapa como siempre y con la mirada perdida en la nada, como la culera que eres. No voy a mentir, no podría mentirme, verte me revolvió el alma. Sentí pinchazos en el pecho y en el estómago y rabia por no poderte mentar la madre cara a cara por tantos malos momentos. 

Mis ojos sin poder evitarlo se nublaron y derramaron su ración de lágrimas por todo el tiempo que perdí amándote. A pesar de que te veías tan bonita, tan deliciosa, tan tú carajo, no pude evitar sentir asco y ganas de quererte reclamar por todas las deudas en que me dejaste hundido. Pero te fuiste de largo, tal vez no me "viste" o me ignoraste, da igual, eso es lo de menos. 

Verte me hizo bien. Me hizo recordar nuestros malos días y también me hizo darme cuenta, sin duda, que tu recuerdo y tu amor han quedado atrás. 

Si se te ocurriera llamarme, hazlo, me encantaría decirte alguna que otra cosita, recordarte a tu madre, al marica de tu padre y a toda la lacra que conforma el árbol podrido de toda tu familia. 

Sin rencores eh, sin nada de rencores, tan sólo recordarte que tan desgraciada puede ser la especie humana.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

domingo, 11 de diciembre de 2016

NIÑO QUE HA APRENDIDO A AMAR




Recuerdo la primera vez que te vi, eras todavía una niña de uniforme escolar y con unas calcetas blancas que se aferraban a tus rodillas. Tu sonrisa continua siendo la misma, no ha cambiado ninguno de sus brillos y tu mirada sigue mirando de una manera que hace sentir a uno muy bonito. Tu cabello era largo y castaño, siempre lo tenias bien peinado, tu ropita bien planchada y olías a perfume extranjero. Me gustaba verte cuando tú no me veías, te contemplaba por largas horas, me encantaban tus movimientos, el vaivén de tu cabello cuando caminabas. En esos días yo era invisible a tus ojos, porque aunque me conocías no me veías como yo a ti, y es que no se puede ver a un niño que no sabe cómo "querer" a una niña que se está convirtiendo en mujer. Me gusta recordar esos primeros días, esos tiempos de matemáticas y español, horas de cancha y futbol. Tú no me recuerdas mucho porque nunca fui tanto, no figuraba en tu lista de posibilidades, era tal vez el último niño con el que te hubiera gustado extraviarte en una isla. Te confieso que me hubiera gustado en aquellos días ser tu novio, que los recreos escolares hubieran sido de tu manita y caminar juntos y que todos vieran que eras mi novia, pero no fue así y ahora me da risa recordarlo, hubiese sido chistoso que una niña como tú anduviera con un niño tan como yo. Es tan lindo recordar cosas bonitas de la vida de uno, y yo siempre te recuerdo a ti, de uniforme, sonriente y con esa mirada tan tuya llena de amor y ternura.
¿Dónde estás ahora que soy un hombre y he aprendido a querer a una mujer?

Modesto Ivan Zepeda Jr.

DIGNAMENTE


Te quiero mucho, 
tanto que no me alcanza 
el abecedario 
para describírtelo 
dignamente. 

Te quiero 
y eres faro en la distancia 
y estas lejos, 
muy lejos detrás de la neblina, 
más allá del horizonte 
donde el mar nace 
bajo las piernas del sol. 

Te amo 
y tengo miedo decírtelo 
y por eso mismo mi te amo 
lo visto de té quiero, de té adoro. 

Quiero estar contigo 
en todas partes y en todos lados, 
y amarte en los rincones 
y bajo la luz del día 
para verte a piel y aroma. 

Mi falta de valor 
me destierra de tus labios, 
de tus manos y no hay remedio 
para poder decirte que te amo, 
que te amo con todas 
las fuerzas que me dan la vida. 

Hay días donde 
ya no soporto estar sin ti, 
donde mis excesos 
por este amor son demasiados. 

Larga es la espera 
cuando mis ojos y yo 
esperamos a que irrumpas el día, 
el tiempo, 
la alegría de poder 
ser testigo de tu andar. 

No entiendo que me diste, 
que nube me entrego a ti, 
a tu belleza tan deliciosa que posees, 
a tus labios que me muero por sentirlos, 
por saborearlos. 

Te quiero y es la verdad 
que cargo de lunes a domingo, 
de enero a diciembre, 
y en el muelle de mi amor 
desde la lejanía observo 
la luz del faro de tu mirada.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

lunes, 5 de diciembre de 2016

EL BESO DE LA ESPERANZA




Vuela un beso a la deriva, 
sin escalas, sin destino, 
sin esperanzas, sin exigencias, 
vuela contra viento 
y sin una boca 
donde aterrizar. 

El beso crece cada día más, 
cada nube que atraviesa 
lo va convirtiendo en un besóte, 
en un besóte desesperado 
e imparable. 


Las lluvias suelen amainarlo, 
lo obligan a descansar 
y el beso detiene su vuelo 
y se duerme en un rayo de luna
hasta el amanecer. 

Ese beso ha recorrido 
gran parte del hemisferio, 
vuela y vuela en todo lo alto, 
sobre las olas del mar 
y siempre con sus ojos 
de beso bien abiertos 
lo mira todo minuciosamente 
por si sale una boca digna 
en donde aterrizar. 

Muchos han intentado robarlo, 
pedirlo, encerrarlo dentro de una jaula 
para besos que se dan a la fuerza 
y el valeroso beso 
siempre se escapa 
y vuela más alto 
para pasar inadvertido 
y por eso mismo 
cada vez es más difícil 
encontrar la boca soñada, 
la boca que será perfecta 
para el beso volador. 

Algún día beso, 
algún día serás boca, 
lengua, saliva y amor 
y dejaran de confundirte 
con las golondrinas, 
con las mariposas, 
serás beso, 
un beso y nada más. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

domingo, 4 de diciembre de 2016

PUERTA TRASERA


A veces no existía más remedio que salir corriendo por la puerta  trasera en lugar de pedir permiso. Mi padre en su tiempo de fuerza y mando absoluto era muy duro, estricto, escaso de simpatía para otorgar permisos, él prefería llevarnos al rancho a trabajar que dejarnos salir a jugar. En una ocasión que le pedí permiso para ir al cine no me lo dio, me lo negó rotundamente y me quede muy afligido y sin más me mando a ponerme mis botas y a que cogiera mi ánfora para llenarla con agua. Mientras me ponía mis botas lamentaba mi mala suerte y lo gacho que era mi padre, tenía tantas ganas de ir al cine que no me quedó más remedio que salirme por la puerta trasera y correr y correr hasta alcanzar a mis amigos. Mi corazón quería salirse de mi pecho y la adrenalina era mucha. A decir verdad no disfrute de la película, el hecho de pensar en la tunda que me esperaba al regresar no me dejo pasármela bien. Cuando regrese a casa mi padre me estaba esperando en la mesa mientras cenaba unos tacos de nata y frijoles. Entre con mucho miedo, sabía lo que me esperaba, mi padre me miró con unos ojos llenos de no sé que carajos, pero en el fondo de esa mirada de padre había respeto, un respeto hacia un niño que tuvo los huevitos para hacer lo que muchos nunca harían ni harán. Después de la mirada, mi papa, con su voz de padre me mando a mi recámara sin cenar, que más daba, yo ya me había hartado de palomitas y golosinas. Nunca olvido ese día, fue la primera victoria de libertad frente al inquisidor que es mi padre.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

MACHO PERO CARIÑOSO

viernes, 2 de diciembre de 2016

LA VIDA ES PERRA



Todo pasa, todo transcurre, todo vuela y corre y jode.
El tiempo me esta matando, la vida es una perra desgraciada y bien pinche.
Si estuvieras frente a mi te maldeciría de una manera tan cabrona que todo tu árbol genealógico temblaría. 
Nunca me busques, no tengas los tanates para hacerlo, nunca estaré para ti ni para tus excusas tan mediocres.
Mis heridas siguen respirando, resollando las muy maricas, pero ya pronto cerraran sus párpados y dejaran de llorar. 
Mientras tanto vete mucho a importunar a tu bendita progenitora y dadora de vida y déjame en paz.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

jueves, 1 de diciembre de 2016

EL ULTIMO DE LA FILA




Día a día me voy quedando atrás y al final en uno de esos días varare entre mis errores y mis malas decisiones, dentro de mis demonios y mis imperfecciones. Me he caído y me he levantado demasiadas veces y es cómodo quedarse tirado, sin animo y sin mas aspiraciones que cerrar las ganas. Todo me da vueltas dentro de mis ojos, me quedo sin fuerza y todo me parece imposible, o inalcanzable, al menos para mi. He tratado de cumplir mis metas, por Dios Santo que he luchado con fuerza, con garra y sigo estático. El amor es otra cosa, siempre que nos buscamos no nos encontramos, no es para mi, no tengo su medida, no me conoce ni lo conoceré. Suspiro y siento un vacío entre mi garganta y mi pecho y eso de dar a torcer el brazo ya no me sirve, menos la táctica de las dos mejillas. Si pudiera ser un perro del mal me tragaría mi mala suerte, esta maldita mala racha de sentimientos y de malos momentos. Estoy desnudo de oportunidades, de días felices, de ganas y de quien sabe cuantas cosas mas, a obscuras ya no puedo ver mucho. A esta altura de mi vida ya me convertí en el ultimo de la fila y ni con alas podré alcanzar la luz que se muere en el horizonte de la esperanza. 

Modesto Ivan Zepeda jr.