Páginas vistas en total

jueves, 26 de noviembre de 2015

¿QUIÉN TIENE LA VERDAD?




No sé tolerar, prefiero caminar y dejar de fregar.

La verdad no es un cuchillo en la boca de nadie. 

¿Quién tiene la verdad?

El que esté libre de toda mentira que tire la primer verdad. 

La única verdad que existe la tiene el universo y nadie más. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

BUENOS DíAS SOLEDAD



Viene y se va, terca, necia la melancolía. No estoy dormido, descanso mis ojos de tanto llorar, de tanto drenar el dolor por mis ojos. Apesto a soledad, no se me acerquen que los puedo penetrar con el filo de mi hedor. Es otro día mas, sin nombre, sin fecha, sin mes, sin ganas. La vida se me pasa entre los pies, ya no me acuerdo como es el sonido de mi risa, ni mi voz, ni el arrastrar de mis pasos cuando tengo muchas ganas de hacer nada. La vida es maravillosa, lo acepto, los que transitan dentro de ella no, o tal vez soy yo el que esta perdido en dédalo de la locura, debe ser eso, debo estar insano, si eso es, por eso mis manos no me hacen caso. Ya es de nuevo otro día sin nombre, sin fecha, sin mes, sin ganas. Los rayos del sol iluminan el polvo de esta tenue habitación. Las cortinas no dicen nada, disfrutan las caricias del sol entre sus piernas. Buenos días soledad...bueno, ni tan buenos, son sólo días, sólo eso.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

martes, 24 de noviembre de 2015

TENGO


Tengo un hermano que esta loco y no me quiere.
Tengo una madre que vive suspirando por un amor perdido.
Tengo una hermana ciega, coja y chimuela. 
Tengo dos gatos y un perro que se caga por todos lados.
Tengo muchas deudas y no tengo trabajo.
Tengo mucho amor pero no tengo novia.
Tengo un padre pero el no tiene hijo.
Tengo tiempo pero no tengo permiso ni reloj.
Tengo dientes mas no se morder.
Tengo uñas pero no me alcanzo la espalda.
Tengo mucho que escribir y nada que contar.
Tengo toda la noche por delante y a nadie a quien chingar.
Tengo, tengo y tengo.


Modesto Ivan Zepeda Jr.

lunes, 23 de noviembre de 2015

SIN INSULTOS


No me insultes, no me ofendas, no me digas las cosas que me dices. No me trates mal, si te falle pues te falle, despreciame en silencio, no ensucies el cielo del recuerdo, las nubes de lo vivido, llorado y sufrido. No huyas del momento, de este presente que no es prudente, que no es justo. Si vengo a verte no es por descaro, menos por coincidencia, sino porque tengo conciencia, porque tengo amor y una voz que me dice no seas cabrón, tan hijo de la chingada, la regaste y ahora te aguantas macho. No pido nada, pero no me insultes, no me ofendas, no me digas que cojeras con otros sin amor por chingarme, por amargarme, porque aunque no lo creas para mi no es fácil desamorarme. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

domingo, 22 de noviembre de 2015

DEJA DE ATORMENTARME PARTE III



Es de día y no de noche e igual siento esta visceral melancolía. 

Necesito olvidar, me hace falta dormir, dejar de sangrar, dejar de sufrir. Ya ha pasado mucho tiempo y todavía apesto a sus besos, a sus pechos, a su sexo, dulce cielo descarriado. Su rostro se ha borrado por completo de mi mente, pero no su sonrisa ni sus caricias o su desnudez. 

Me duele.
Todavía me duele. No me doblega pero me duele aunque ya no la busco, tampoco pregunto por ella, no me interesa, al menos no tanto, y sin embargo, no entiendo como a las dos de la tarde y con hambre se puede extrañar así, debe ser una mala costumbre, una adicción o que sé yo. 

Ampútate de mi, sácame ese veneno que no termina de envenenarme. No te quiero pensar más, no debo, no quiero seguir contigo en mi mente. 

Es de tarde y me siento tan solo... tan nada, tan sin ella, tan desnudo de todo lo suyo, sin su brisa, sin sus manos. El día con tanta melancolía y tantísima ausencia se hace noche, oscurece mi alma de sol y cielo azul. 

Maldita esa suerte que me tiene así, sangrando sus recuerdos y su amor. Me pregunto como puede joder así algo que tanto amé y tanto amo. Sé que este dolor no será eterno y que pronto, tanto mis días como mis noches serán de vida y esperanza.
Desnudo de dolor y de lagrimas, veré la dicha a todo color.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

DEJA DE ATORMENTARME PARTE II


Es de nuevo muy noche. Noche negra sin estrellas, sin luna, sin ti, muy negra, muy noche. Algunos de tus recuerdos ya son esqueletos muy muertos y yacen en el cementerio de tu olvido. Las calles están desoladas, no hay gatos en los tejados, ni perros chingando por cualquier ruido.

Esta mañana me llamaste, tuviste los tamaños y el descaro de llamarme y preguntarme cómo estaba. Al escucharte una mezcla de sentimientos contradictorios recorrió mi alma: coraje, indiferencia, decepción, asombro y alegría, mucha alegría. Tanta alegría que fue mejor disimularla.

Todo iba bien durante tu llamada hasta que dijiste: " ¿Crees que puedas traerme mis discos y mis tenis de correr? ". Me quedé helado, frío por tu cinismo y poca madre. Por un momento había llegado a pensar que tu llamada era realmente para saber cómo estaba. Desgraciada.

Maldita oportunista ocasionada. Maldigo tu llamada y tu egoísta manera de ser. Te amo con todas mis venas, con todas mis tripas, pero no paso por alto lo fría y despiadada que eres mujer.
La noche avanza, no se detiene, se arrastra jodida ante mi pena que se pone cada vez más negra, más pena. El amor lo obliga a uno a hacer muchas tonterías y no dejarte ir es una de las mayores.

¿Cómo olvidar tus besos?
¿Cómo olvidar tus manos frías?
¿Cómo olvidar tanto y tanto entre tú y yo?
Mis amigos ya no me llaman ni me invitan a salir, están cansados de mi mala cara, de mi mal humor y mi falta de ganas. Es pesada esta madrugada, sábana de angustia, terreno maldito de la nada. No entiendo de dónde me brota tanto dolor, dónde nacen este amor que no me deja ser yo y este delirio que me tumba, me entierra y se clava.

Basta ya por favor.
No quiero arrastrarme más ante la sombra de este amor lleno de espinas y de hasta nuncas, rebosante de despedidas sangrantes, de nada, de nada.
De nada.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

DEJA DE ATORMENTARME PARTE I


Te pienso.
Te pienso tan intensamente que hasta siento que estuvieras aquí, respirándote, oliéndote y sintiendo el calor de tu aliento explotando en mi cara. Te pienso tanto que escucho el latir de tu corazón diciendo "te amo". No consigo sacarte de mi mente, no puedo, ni un instante lo logro, no lo consigo. Hasta el último de mis pensamientos está manchado de ti.

Si estoy despierto no dejo de añorarte y si estoy dormido te sueño. No sé qué diablos me hiciste que no puedo olvidarte. Cuando en ocasiones se me olvida pensarte... te escribo poemas, cositas tiernas, cartas de amor con corazones acorralando nuestros nombres pero nunca nuestro amor.

Ya es muy tarde, bien tarde, hasta el tiempo y la noche tienen sueño, bostezan mientras yo continuo aferrado a tu recuerdo, sigo escribiendo tu nombre y dibujando tu rostro que por momentos se me olvida. Tu mirada atraviesa mi alma cuando la recuerdo y tu sonrisa me parte en dos cuando la pienso.

Esto de pensarte tanto no es saludable, es un martirio que nunca da tregua y que alarga mi agonía por no tenerte. Un escalofrío recorre mi alma arañándola de miedo, de angustia, de mal sabor de boca y de no sé qué más. Hay días en los que me pongo a pensar sandeces, tonterías, incoherencias y estupideces que no me llevan a nada.

Si no te hubiera conocido no estaría pudriéndome así, si no te hubiera visto aquella tarde de lluvia, ahora podría dormir, pero no, no es así, te vi y te conocí, te bese, te sentí, te desnudé mil veces y te hice el amor no sé cuántas veces más.
Ya vete de aquí, sal de mi mente, despíntate de mis ojos y de mis manos. 

Lárgate mujer, déjame en paz, no me hagas sufrir más.
...Deja de atormentarme.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

SILENCIO




Guarden silencio, no quiero escuchar nada, 
no me interesa saber nada. 
Aléjense de mi,  ábranse paso lejos de aquí. 
Hoy no quiero hablar, no quiero reír, 
no deseo hacer nada ni estar con nadie. 
Mi alma sangra por dentro, 
gota a gota se evapora de mi ser, 
lentamente está feneciendo. 
No me lo tomen a mal, 
pero por el momento a si me siento. 
Si me aprecian la mitad de lo que yo entenderán, 
y si no, igual no tengo ganas de hablar.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

lunes, 16 de noviembre de 2015

REPELENTE


Se que te he perdido, acepto mi cruda realidad. No necesito que me recuerdes lo tonto y cruel que fui todo el pinche día, si ya te vas no jodas mas. Reconozco mi falta y recibo toda la culpa que me toca, pero no me trates como si fuera el peor de todos. En el amor no existe perfección sino todo lo contrario y yo estoy lejos de ser la excepción. No me hace feliz que te vayas, me siento ahogar de dolor, pero que puedo hacer mi amor, no puedo regresar el tiempo. No te miento ni trato de ocultar la verdad, menos pintarla de bondad, tuve la opción de ser fiel y no la acepte, el momento y la pasión me tomaron por lo mas delgado de mi debilidad y te falle. Sé que mi perdón no te sirve ni para limpiarte el trasero, pero es tuyo y con humildad y de corazón te lo doy, no alivia tu dolor, pero espero que sea repelente a tu rencor.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

domingo, 15 de noviembre de 2015

A SUS PIES



Ella me dijo que tenía frío, 
mucho frío y yo la abrace, 
le di el calor de mi pecho 
que siempre es fuego 
y la apreté contra mí con fuerza, 
con ganas, como si fuera la ultima vez. 
En segundos ella ya no estaba helada,
había dejado de temblar, 
ya no tenía frío, me tenía a mi. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

sábado, 14 de noviembre de 2015

QUÉDATE


Ahora que te encuentro te vas, en el mejor momento y en la hora menos indicada me dices adiós. No sé que hacer o decirte para que te quedes, para que no te vayas de mi lado. Reconozco que estoy lejos, muy lejos de ser perfecto. Soy muy impaciente y me desespero muy rápido, demasiado pronto a la ira, pero te quiero, te amo. Tu adiós me seca las venas y me nubla la vista, no es lo mismo sin ti, necesito el frío de tus pies para dormir, el perfume de tus cabellos en mi cara para soñar, para volar de noche. La culpa es mía y lo sé, lo admito con hombría y con hombría te digo que no te quiero perder. Sé que estas decidida a aventar la toalla y a cerrar el libro de nuestra historia, a marcharte sin mas, pero yo no quiero eso y siento que en el fondo tú tampoco. Espere tanto tiempo por un amor como el tuyo que ahora que estas aquí no te quiero dejar ir, no quiero vivir sin ti. Quédate, démonos otra oportunidad, total que mas da, ya estamos aquí, un intento no nos matara. Cierra la puerta y déjame desvestirte, voy amarte todas las ganas que tengo de que no te vayas. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

viernes, 13 de noviembre de 2015

SIN TEMOR


Me gustas mucho, ya no puedo ocultarlo, este gusto por ti ya me tiene la boca llena de besos. No pude dejar pasar otro día sin decirte cuanto siento por ti, era llegar a casa y sufrir. Me gusta como caminas, como te coges el cabello para hacerte una coleta. Me gustas cuando lees, cuando te sientas en el piso, cuando hueles a ti. Este sentir por ti ya tiene tiempo y no podía callarlo mas. No se que me dirás ante mi inoportuna confesión, pero sea lo que sea no tengo temor. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

jueves, 12 de noviembre de 2015

MI RAZÓN DE SER


En el amor no hay belleza, hay razón de ser, y tú eres una razón que me motiva día a día. 

Te amo porque en tus labios encuentro la dicha en sabores y porque en tu mirada existe la vida de colores. 

Me siento afortunado de coincidir en este planeta contigo, de ser el calor de tus manos y tus pies, el receptor de tus besos que son eternos. 

No existe nada tan bello como tu cara, nada mas curvo que tu cuerpo, ni cabellos tan suaves como los tuyos. 
Amarte es indescriptible, por eso te beso , te abrazo y te miro todo mi amor. 

El amor no es belleza, el amor eres tú, tú que eres viento de amanecer, rayos del sol al atardecer, luz de luna a la media noche y mi razón de ser. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.


miércoles, 11 de noviembre de 2015

VUELA Y DEJA VOLAR


Se tú en todo lugar, en todo momento, serio o sonriendo, pero tú. No cambies por nada ni por nadie, muere a tu modo y con tus canicas en el bolsillo. Se genuino, diferente, original, no existe nada más cabrón que alguien que sea único. No sigas las masas, las modas, la belleza. Sigue lo que vale la alegría, lo que humecte tu vida y endulce tus labios. 

Encuentra el valor de la cosas importantes, de la gente, de la vida. Confía pero no seas tonto, los amigos no son muchos, son pocos y el amor existe, no es para todos, pero existe y muchas veces lo pasamos de largo o de lejos, pero todos alguna vez el amor tocamos. Se tú, siempre, no culpes a la vida, al amor ni nadie de tus problemas o desdichas, de tus fracasos y tropiezos. 

No seas del montón, de los conformistas, de los timoratos, de aquellos que hablan de la injusticia hasta que los ajusticia a ellos. Se tú, ama y déjate amar. Manda flores, bombones, cartas de amor, se cursi, se tú, los que critican las cursilerías son los que más las desean. Vuela y deja volar, y si no vuelas siéntate hasta atrás y no estorbes, no seas tú. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

martes, 10 de noviembre de 2015

DENTRO DE TI




Te veo de espalda, suave, lenta caminando y lo quiero todo, lo deseo todo de ti. Tu cabello va de hombro a hombro con un ritmo perfecto, dejando escapar en intervalos del tiempo su fresca y aromática fragancia. Tus caderas son perfectas y son tuyas, mesa de amor, agarraderas de vida y pasión, puesta de ganas y amor. Tus glúteos dan hambre y sed, motivan a todo, incitan al fuego de su hoguera que quema mi candente quimera. No volteas a verme, sabes que te estoy admirando mientras humecto mis labios de ganas, ganas de ti, de tu perfecta silueta, de la cerámica de tu piel que obedece a tu juventud. No es mucho lo que resisto al verte caminar desnuda y con ganas, besando el piso de madera con la planta de tus pies y vistiéndote de luz de luna o de sol. No es mucho lo que aguanto antes de correr a ti y hacerte mía, toda mía y de la manera mas primitiva posible y es que te veo de espalda y yo muero para vivir dentro de ti...muy dentro. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

lunes, 9 de noviembre de 2015

AFERRADO


Uno siente un tronido en el pecho que te hace pedazos cuando estas enamorado y mal correspondido. La necedad se apodera de nosotros, la terquedad nos apendeja y nos aferra a imposibles. No exijas lo que en otros no nace, el amor no es una obligación, no te sientas mal si a quien tú amas no te ama. El amor no debe ser delirio sino equilibrio, no esperes que te amen con la misma intensidad o como tú amas, no toda la gente se entrega igual. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

domingo, 8 de noviembre de 2015

POR LA MADRUGADA


Tu mirada lo es todo y yo soy todo en tu mirada. En tu boca esta la fruta que bendice mis días, la fruta que acaramela mi alma. No existe sueño que no se trate de ti, no existe nube que no me lleve a ti, no existe amanecer donde no huela a ti. Toda tarde de lluvia me recuerda a ti, a tus labios asesinos de tu ausencia y mis pesares. Juro que eres el árbol de vida que alimenta el fuego de mi sentir, la caricia divina que me hace inmortal cuando estoy atrapado en el calor de tu pecho que canta mi nombre. Soy un loco enamorado, un loco afortunado que posee hasta la ultima de tus sonrisas, el color de tu mirada y la fortuna de ser el testigo de tu cara excitada cuando te hago el amor sin mesura por la madrugada. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

sábado, 7 de noviembre de 2015

PENSANDOTE


Pienso en tus besos, en todo lo tuyo que es mío, tus cabellos y esa miradita tan tierna que me regalas cuando te digo que te quiero. 

Pienso en tus manos, en tus dedos, en tus uñas, en el roce sagrado cuando acaricias mis mejillas. 

Pienso en tus piernas, en tus caderas, en tus glúteos tan suaves, tan terciopelo. 

Pienso en tu caramelo de dioses, en la sensualidad de tus ganas, en el agua de naranja de tu saliva y el azúcar de tus pechos. 

Sabes cielo azul... furia de mis tempestades, también extraño tus abrazos, el coqueteo de tus pies, tu curioso andar. 

Me hacen falta tus picoretes tiernos y dulces, tu cabeza en mis piernas cuando vamos al cine y tu boquita abierta pidiéndome más leche y más palomitas. 

Extraño tu manera de encararme, cuando a boca de ojos me pides que nunca me vaya de tu lado. 

Todo me hace falta de ti.

Te amo, te extraño, necesito a mi hembra...
 y a mi mujer.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

viernes, 6 de noviembre de 2015

LA FERIA DE LOS TODOS SANTOS


Cuatro cuadras al norte de donde yo vivía, pasaba un camión que decía "Rumbo a la Estancia", un poblado del estado de Colima, pero en los días de la feria de todos Santos el alegórico camión decía "Rumbo a la feria".

Era a finales del mes de Octubre y principios de Noviembre que la hermosa ciudad amiga de Colima se vestía de fiesta, siempre en temporada de año escolar. Sin embargo por regulaciones del estado de Colima nos daban días libres para asistir a la feria y consumir en favor del estado. Los camiones estaban siempre repletos de gente, hasta colgados de las puertas había quién viajaba rumbo a la diversión.

Al llegar a la entrada de la feria y cruzar por los arcos de concreto que te daban la bienvenida, todo se transformaba. Un mundo de luces, vendimias, fresas con crema, nueces y chapulines colorados que bajaban y subían de un alambre. Te perdías entre un océano de gente de todos los niveles sociales, con un mismo propósito, disfrutar de ese evento anual que te envolvía con sus colores y sus máquinas que te levantaban en el aire, carruseles, casas de terror o de espejos, sin olvidarnos de la famosa y romántica rueda de la fortuna, que era la atracción principal.

Era un placer deambular por los caminos de la feria, por sus plazas y sus exposiciones ganaderas que a gran distancia despedían ese olor a rancho y a ganado. Podías apreciar en maquetas cada uno de los municipios del estado, el folklore, y nuestros trajes típicos.

El palenque de gallos era el lugar escogido para presentar a los artistas reconocidos por turno y el casino era testigo de la coronación de la Reina escogida entre las candidatas de todos los municipios del estado de Colima. Entre subastas y gente sorteando acrobacias o  escupiendo fuego, tu vida se liberaba de las tensiones escolares y cotidianas, fácilmente te dejabas consentir por el momento.

No importaba en que llegaras, caminando, en auto privado o en camiones.Todos eran parte de aquel  tumulto de gente, de aquella famosa feria del bello y amigo estado de Colima, la ciudad de las palmeras, de los limoneros, y dos majestuosos volcanes que parecen gigantes vigilantes de la paz en sus tierras.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

AHORA Y SIEMPRE


Es verdad, la quiero mas que a la noche, mas que a la vida, mas que a mi o nadie. ya no vivo para mi, vivo para ella, para alabar su sonrisa, su mirada enamorada que me dice que me ama sin decirme nada. Es verdad no lo niego ni me interesa negarlo, ella los es todo, todito lo que quiero y deseo con ella. No se sorprendan por este amor que por ella siento, tan sólo soy un hombre que ama y que es amado, y con ella tengo eso y mas, tengo la luna y las estrellas. Tengo el mar y sus sirenas. Tengo tardes llenas de su cuerpo que responde a mis manos y mis besos. Es verdad, la amo con todas mis fuerzas, con toda mi alma, la amo ayer, ahora y siempre...siempre.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

SIN CHISTAR


Tal vez su amor fue demasiado para mi, o quizás yo no fui tan café con leche, tan sal y limón, tan ajo y aceite. Quizás no supe que hacer con su querer, con tanto y tanto, con cuadras y manzanas de tan largo el amor y de tan tanto. Ella volaba en mis manos, soñaba en mis ojos, besaba mi alma con sublime ternura, me acariciaba el cabello y yo temblaba de miedo, por tonto y de locura. Cuando ella sonreía era el sol, cuando me amaba era la luna, cuando me decía "te quiero" la tierra temblaba. Ahora se fue, se ha ido, no titubeo, no dudo, se llevo todo su amor en una bolsa de silencios y en una copa de lagrimas. No me miró a los ojos, no me dijo adiós, ni vete al diablo, agarro su tristeza, su dolor y su dignidad que era mucha y pelo gallo. No fue ella, fui yo, quien mas sino yo que no supe quererla, yo tan pinche que no supe ser tan café con leche, tan sal y limón, tan ajo y aceite. Ahora no esta, ni ayer, ni pasado, ni mañana. Su aroma a madera se fue, carajo toda ella se esfumo, sin chistar, con los ovarios bien puestos y con mirada fija hacia el futuro y un amor digno de su bondad, esas bella bondad que no le supe dar mortal felicidad.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

martes, 3 de noviembre de 2015

QUE INCOMODE A SU MOTHER EL AMOR


Si te digo que no, es que si. 
Si te digo quiero estar solo, 
no quiero estar solo. 
Si te digo que no quiero 
es que quiero que tú quieras. 
Qué pena es el desamor, que calvario. 
Me abriré de brazos y dejare que los cuervos 
de la desilusión coman de mi pecho. 
Que devoren mi ilusión de poeta, 
mi ilusión de amar, mis ganas 
de no querer estar solo. 
Ya no daré más mi brazo a torcer, 
no daré nunca más el primer paso, 
permitiré que el desamor carcoma mis tripas, 
mis ojos y que chingue mucho a su madre el amor. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

lunes, 2 de noviembre de 2015

CELOS



No se trata de verte o tocarte, es tenerte, olerte, besarte. A veces siento celos, muchos celos, unos celos endemoniados. Celos del polvo que te toca, de la luz que te acaricia, de los ojos que te miran. Celos cuando sonríes y no estoy. Cuando no estoy de tu mano por estar lejos. Uno siempre quiere ser parte del día a día del ser que ama, para mi desafortunadamente no es así, estando lejos me pierdo siempre de ti. Pinches celos siempre andan por aquí  picandome las costillas y jalándome el cabello, molestándome sin dejarme dormir. Mañana cuando te hable no te diré nada, no te darás cuenta de esta inseguridad que me mata, de estos jodidos celos que no me dejan en paz vivir. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

domingo, 1 de noviembre de 2015

NO ME DIGAS...


No me digas que me amas si no es porqué tu hígado lo grita. 
No me digas que me amas si no sientes que tiembla tu cuerpo al verme. 
No me digas que me amas si al decirme "te amo" no sientes que tu corazón se parte en dos. 
No me digas que me amas si estás sucia de pasados. 
No me digas que me amas si estás repleta de ausencias llenas de presencias. 
No me digas que me amas si a él lo tienes todavía en tus contactos favoritos. 
No me digas que me amas si no lo dices con locura y con la boca llena de besos. 
No me digas que me amas si no estás dispuesta a salir de tu comodidad. 
No me digas que me amas si al decírmelo no estás preparada a morir conmigo. 
No me digas que me amas si no estás segura, si tienes miedo, menos para darte una oportunidad. 
Si me amas, ámame, muerete de placer en mis manos y en mis labios, amándome, como se ama con los ovarios bien puestos,
si no es así, no me ames. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.