Páginas vistas en total

domingo, 18 de octubre de 2015

SIN GANAS DE MUCHO




Llega el despertar, llega lleno de sol y de sueño, mucho sueño, sueño de tanto pensar. Abro las ventanas y entran los rayos del sol jalando la yuxtaposición de ciento de sonidos. Pajaritos, viento, voces, bullicio. No tengo ganas de mucho, de casi nada, no quiero nada. Esta desgana me desestabiliza, es una piedra en mi zapato, un mal de orín. Me siento lejos, muy lejos, lejos de todo, de todos y cerca de nada, obscuro, cerca y lejos de mi. Estoy y a la misma vez no estoy, no me encuentro aquí, estoy en otro lado en pensamiento e igual tampoco estoy. Amo en el destierro. Deseo en la distancia. Lloro y gritó desde lo alto de esta nostalgia tan solitaria. Ya no escucho mis pensamientos, el latir de mi corazón es mudo. Respiro desesperación, añoranzas, morriñas, intranquilidad. Un fuego solitario me quema las pocas ilusiones que me quedan y acelera el reloj de mi días. Me siento un repelente de la felicidad, de las cosas buenas, un repelente del amor. Ya quiero que pase este día, quiero dormir y olvidar soñando, si es que puedo soñar que se puede sonreír y volar. 


Modesto Iván Zepeda Jr. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario