Páginas vistas en total

martes, 18 de agosto de 2015

VAGABUNDO


Aquel hombre ya no era él, ni él lo sabia ni nadie, ni había como saberlo. Era un condecorado militar retirado y estaba solo, muy solo, en mente y alma. Nunca hablaba con nadie, no saludaba, nunca nadie lo vio reír, ni siquiera mostraba los dientes al estornudar. Algunas veces se le veía mirando a lo lejos, hacia el horizonte, con su mirada triste y su boina calada a la derecha. Los únicos amores que tuvo fueron unas cuantas prostitutas.
Alguna vez estuvo casado y tuvo una hija, una niña hermosa como la primavera, pero de ella nunca nadie supo nada. A veces veo vagando a ese hombre de paso lento, con mirada perdida, sin sonrisa en su cara, y con una boina calada a la derecha. 

Modesto Ivan Zepeda Jr.

No hay comentarios:

Publicar un comentario