Páginas vistas en total

miércoles, 2 de septiembre de 2015

NATALIA


La vi un día por la noche, en cuanto el sol ya se había ido a dormir. Iba andando con sus zapatillas rojas y un vestido lleno de florecitas multicolores. Por un momento me pareció que era una estrella que había caído del firmamento, después medité un poco mientras la observaba y pensé que tal vez podía ser un ángel igualmente caído de algún cielo. A los pocos minutos de mirarla y mirarla, supe por fin quien era, era ni más ni menos que mi vecina amada, la chica a la cual yo amaba, Natalia, bella niña de cabellos rojos y ojos azules.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

No hay comentarios:

Publicar un comentario