Páginas vistas en total

martes, 1 de septiembre de 2015

DIVINAS VIRTUDES


Era tedioso estar con ella, me desesperaba, me enfadaba. Había momentos donde no la toleraba, donde no quería verla, la quería ahogar en gritos. Solía tener mal aliento, no era la más aseada, la mejor peinada, la mas pulcra, la más bonita, pero era ella, y ahí estaba, a mi lado, de mi mano, bajo dolor y toda mala circunstancia. Me acompañaba al trabajo todos los días, nunca se movía cuando a mi lado dormía, siempre le veía el lado bueno a las cosas, siempre sonreía, toda positiva la muy hija de puta... Cuanto me hace falta, cuanto la añoro, estoy tan solo sin ella, nada sabe, nada existe fuera de sus besos, de sus labios, de sus manos. Nunca se lo dije, pero la amo como nadie, como nunca se debería amar, con las pinches tripas retorcidas, con ratas en lugar de mariposas, la amo malditamente, con todos sus defectos que en su ausencia son divinas virtudes. 

Modesto Ivan Zepeda Jr. 

2 comentarios: