Páginas vistas en total

domingo, 11 de diciembre de 2016

DIGNAMENTE


Te quiero mucho, 
tanto que no me alcanza 
el abecedario 
para describírtelo 
dignamente. 

Te quiero 
y eres faro en la distancia 
y estas lejos, 
muy lejos detrás de la neblina, 
más allá del horizonte 
donde el mar nace 
bajo las piernas del sol. 

Te amo 
y tengo miedo decírtelo 
y por eso mismo mi te amo 
lo visto de té quiero, de té adoro. 

Quiero estar contigo 
en todas partes y en todos lados, 
y amarte en los rincones 
y bajo la luz del día 
para verte a piel y aroma. 

Mi falta de valor 
me destierra de tus labios, 
de tus manos y no hay remedio 
para poder decirte que te amo, 
que te amo con todas 
las fuerzas que me dan la vida. 

Hay días donde 
ya no soporto estar sin ti, 
donde mis excesos 
por este amor son demasiados. 

Larga es la espera 
cuando mis ojos y yo 
esperamos a que irrumpas el día, 
el tiempo, 
la alegría de poder 
ser testigo de tu andar. 

No entiendo que me diste, 
que nube me entrego a ti, 
a tu belleza tan deliciosa que posees, 
a tus labios que me muero por sentirlos, 
por saborearlos. 

Te quiero y es la verdad 
que cargo de lunes a domingo, 
de enero a diciembre, 
y en el muelle de mi amor 
desde la lejanía observo 
la luz del faro de tu mirada.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

No hay comentarios:

Publicar un comentario