Páginas vistas en total

domingo, 1 de enero de 2017

HASTA EL FONDO DEL CIELO



Acércate a ella como un jaguar 
cuando está por atrapar a su presa. 
Tómala por la espalda lentamente 
y deja que respire tu aroma de semental. 
Desnuda sus hombros y acarícialos suavemente. 
Permítele escuchar, sentir tu respirar 
y que el latido de tus ganas penetre 
hasta el último de sus sentidos. 

Bésale el cuello, deja que tus labios hagan lo suyo 
y por nada dejes de tocar sus hombros. 
Chupa su oreja, invade con la lengua 
su oreja como un colibrí a una flor. 
Respira profundo y déjala sentir 
tus tres días de barba en su nuca 
y que sienta lo que es dolor y sabor. 

Poco a poco incrementa la intensidad 
de tus caricias y lengüetazos, 
agarra sus pechos, tómala del pelo con varonil fuerza 
y que sepa quién manda, quien es el hombre, 
el sexo fuerte, el alfa, el macho y no porque seas superior 
sino porque tienes el control sobre su voluntad, 
sobre su cuerpo, sobre sus ganas y sus deseos. 

Hazle saber que eres el dueño del liquido 
que no deja de estilar entre sus piernas, 
el orquestador de sus sueños más obscenos, oscuros y sucios. 
Recorre con el fuego de tu lengua su cuello una y otra vez 
y cuando crea que te detendrás, 
arremete con más saliva y no la dejes respirar. 
Al final, ya sin voluntad y sometida a tus encantos, 
encárala, sométela y dale la estocada 
que la llevara entre pétalos y mosaicos de pasión, 
hasta el fondo del cielo.

Modesto Ivan Zepeda Jr.

1 comentario:

  1. Simplemente hermoso,cuando el hombre toma el control de hacer sentir a la mujer que ama de esa forma tan euforica me enloquece.

    ResponderEliminar